24 junio, 2014

¿Qué es el ocio activo en niños?

Por Javiera Bañados

A las siete de la mañana se levanta, toma su leche, un desayuno rapidito y sale disparado al colegio. Mira las sombras en el asiento delantero, mientras la mamá amorosamente pregunta: ¿echaste tu colación?, ¿tienes dictado hoy día?, ¿con quién vas a jugar en el recreo?, ¡acuérdate de la cotona! Frente al colegio, la madre estaciona como puede, toma su hijo de la mano y juntos  corren por el pasillo, suena el timbre, ¡chao mi amor!  

Ya en el colegio viene el saludo, lenguaje, ciencias naturales, recreo. Seguimos con inglés, matemáticas, deporte, almuerzo, recreo, arte…. Uf, ya queda poco para salir. ¡Al taller de taekwondo! Ya son las cinco de la tarde, se sube al turno, cuatro más en el auto la revuelven que da gusto. Un poco antes de las seis abre la puerta de su pieza, se saca los zapatos y toma su leche…  Ahhh…. Qué maravilla.. Quiere echarse a jugar un rato… ¿y las tareas?

Lo contardictorio, es que este niño de 7 años se aburre los fines de semana porque no sabe qué hacer con su tiempo libre.

El exceso de tareas y deberes quita tiempo preciado al ocio, al juego libre, al descanso merecido después de una jornada lectiva extenuante.  ¿Y qué hace un niño en su tiempo de ocio? Simplemente echa a volar su imaginación…

La imaginación es fundamental en el desarrollo de nuestros niños, fomenta la inteligencia, la emocionalidad y la expresión artística, entre otros. La imaginación permite gozar con uno mismo, reconocer las emociones y sensaciones, encontrar recursos personales y jugar con los propios talentos.  La imaginación abre un mundo de autonomía, donde los niños pueden descubrirse y desarrollarse.

Entonces, reconociendo lo copada que está la agenda de nuestros niños y lo dañino que esto puede ser para su desarrollo, tratemos de proteger sus pequeños momentos de ocio. Dejémoslos tranquilos un rato, no llenemos su espacio, toleremos que no hagan nada. Porque es en esa aparente “nada” donde aparece todo, donde el mundo interno de nuestros niños tiene al menos media hora para hacer de las suyas.

Algunos tips para fomentar el ocio en nuestros niños:

-    Ofrecer como máximo una actividad extraprogramática a la semana.
-    Cuando el niño diga “estoy aburrido”, no ofrecer una solución inmediata.
-    Dejar que haga nada y tolerar lo que para los adultos puede parecer una “pérdida de tiempo”.
-    No llenar los fines de semana de actividades. Dejar tiempo libre, sin planificar.
-    Si hay invitaciones de amigos en días de semana, que éstas sean cortas, entre 2 a 3 horas para los niños pequeños es suficiente.
-    No llenar los espacios de conversación y/o música, un poco de silencio es bienvenido y necesario.
 

Y les doy una recomendación de un libro que podrán leer con su hijos y que de seguro les ayudara : “En el Desván” (Hiawyn Oram y Satoshi Kitamura)